LA CORRUPCIÓN ES EN GRAN MEDIDA RESPONSABLE DE QUE HAYA PERDIDO LA ESPERANZA: JUAN MANUEL GALÁN

“Para cambiar las cosas, es necesario empezar por decirnos la verdad”, dijo

BOGOTÁ. Sep 26/21.  Para el candidato presidencial Juan Manuel Galán la realidad del país hoy es que “las mejores ideas, los mejores propósitos, las mejores políticas quedan atascadas en las arenas movedizas de la corrupción”, la que no dudó en señalar como uno de los más graves problemas en un país en donde “todos los días aparece un robo, una apropiación indebida, un contrato chueco”.

“Nadie cree ya en los políticos que prometen todos los días, que ellos sí pueden acabar con las prácticas que despojan a la ciudadanía de billones y billones en recursos públicos”, admitió el integrante del Nuevo Liberalismo.

En su columna habitual de cada domingo, Juan Manuel Galán expuso las que consideró “VERDADES QUE INCOMODAN” en el caso de la corrupción, como el fracaso total de los organismos de control en la lucha contra ese flagelo y el papel que ha jugado el sector privado en esa lucha, que en lugar de ser un aliado se convirtió “cómplice culposo”.

Según Galán, para nada han servido los presupuestos billonarios, las decenas de miles de funcionarios y los poderes –“con frecuencia usados con fines políticos, que tienen hoy los organismos de control en guerra contra los corruptos. “Abren investigaciones paralelas que no terminan, cierran en una parte y condenan en otra; y los corruptos saltan felices de jurisdicción en jurisdicción buscando la que más convenga para quedar impunes”, afirmó.

Para Juan Manuel Galán el sector privado ha sido un actos pasivo y anónimo: “Los estudios de la OECD y de Naciones Unidas indican que la permisividad empresarial, el mirar para otro lado, es un catalizador poderoso de los corruptos”, expresó.

El aspirante presidencial destacó además la forma como la corrupción se ha vuelto un derecho hereditario: “La corrupción está montada sobre dinastías familiares que cuando uno de sus miembros eventualmente cae, es reemplazado por la esposa, el hermano, el primo. Quien termina en la cárcel se regocija al ver como su parentela perpetúa las redes mafiosas que los han nutrido por décadas”, enfatizó.

El siguiente es el texto de la columna este domingo de Juan Manuel Galán:

Columna

Contacto: Prensa@galan.co

Go to Top