Dos acciones de tutela en estudio en la Corte Constitucional definirán el rumbo político del Nuevo Liberalismo, en cabeza de los hermanos Juan Manuel y Carlos Fernando Galán, y de la Colombia Humana presidida por el actual senador Gustavo Petro. En escenarios diferentes, ambos recursos piden lo mismo: que se reconozca la personería jurídica de los movimientos políticos.

A menos de un año de que se empiecen a mover las contiendas electorales en el país, la Corte Constitucional, a través de los magistrados Alejandro Linares y Jorge Enrique Ibáñez, deberá dirimir dos conflictos respecto a las personerías jurídicas del Nuevo Liberalismo y Colombia Humana que pretenden formalizarse como partidos políticos. Los hermanos Juan Manuel y Carlos Fernando Galán pretenden restablecer el legado de su padre, Luis Carlos Galán; mientras que el senador Gustavo Petro, desde Colombia Humana, da la batalla contra el nuevo Código Electoral que aprobó el Congreso y le quita la oportunidad de participar en las próximas elecciones.

La puja de la familia Galán por recobrar el legado del líder político, asesinado en agosto de 1989, empezó en el Consejo Nacional Electoral (CNE) en noviembre de 2017. La solicitud es clara: que les devuelvan la personería jurídica del movimiento que se disolvió en diciembre de 1988 a raíz de un acuerdo para fusionarse con el Partido Liberal. Una unión fortalecida desde la base de participar en una consulta popular para elegir candidato único a la Presidencia en 1990. Además, pretendía apoyar reformas constitucionales, económicas y de justicia. No obstante, los propósitos de ese acuerdo fueron truncados tras la muerte de Luis Carlos Galán


Autora: Fernanda Torres Tovar
Noticia: El Espectador