La realidad social, económica y política del país exige altura y coherencia por parte de  todas las fuerzas políticas democráticas.

 El pueblo colombiano que acudió a las urnas  el pasado 19 de junio ha elegido a Gustavo Petro y Francia Márquez para gobernar a  nuestro país. Desde el Nuevo Liberalismo celebramos la esperanza de cambio que esta  elección  representa.  Si  tanto  el  nuevo  gobierno  como  todos  los  partidos estamos  dispuestos a respetar nuestro sistema democrático  y a asumir la responsabilidad de  poner  al  pueblo  como  la  prioridad,  podremos  reencauzar  a  Colombia  y  empezar  a  superar la mayor  crisis  de las  últimas décadas  y  a  uno  de los  peores  gobiernos  que  hemos tenido, como ha sido el de Iván Duque. 

Para esto es fundamental que los diálogos y acuerdos políticos se den sobre la base de  construir la unidad que el país necesita y formular las políticas y reformas claves para  superar  el  duro  momento  que  enfrenta  la  sociedad;  y  no  en  la  rapiña  por  cuotas  burocráticas,  o  haciendo  cálculos  electorales,  como  si  todo  se  tratara  de  repartirse  puestos y votos de cara a las próximas elecciones locales y regionales de 2023.  

Colombia  necesita  una  nueva  cultura  política  que  sea  profundamente  popular,  socialdemócrata y liberal. Tanto el gobierno electo, como todos los partidos, debemos  dejar atrás el lastre del clientelismo. Si el inicio del nuevo gobierno se caracteriza por  esta perversa práctica –cosa que no deseamos y esperamos que no pase-, los próximos  4 años estarán marcados por las viejas prácticas politiqueras que tanto daño nos han  hecho por siglos; y la potencia del sentir popular que se expresó, claramente, por un  cambio real, quedará atrapada en las redes de la corrupción. 

El  Nuevo  Liberalismo  está  dispuesto  a  construir  al  lado  del  nuevo  gobierno  y  otras  fuerzas  políticas  la  unidad  democrática  responsable  que  necesita  Colombia,  pero  siempre  desde  una  actitud  coherente con  nuestros  principios.  No  negociaremos  puestos  ni  seremos  ciegos  ante  las  fallas;  actuaremos  de  manera  directa  para  denunciarlas y las presentaremos a la gente para que sean corregidas. Nuestro mayor  interés es que el nuevo gobierno desarrolle su potencial democrático de manera plena,  pues así mejorará la situación de toda Colombia.

Autor: Juan Manuel Galán Pachón